Press ESC to close

¿Cómo cuidar las orquídeas para que florezcan todos los años?

Reconocible entre mil, la orquídea es una planta de origen tropical que se distingue por sus espectaculares flores que oscilan entre una variedad de colores, que van del blanco al rosa, pasando por el malva, el azul, el amarillo y el naranja. Su toque elegante y su encanto exótico la convierten en una de las plantas de interior más codiciadas y populares. Algunos incluso dicen que trae magia a la casa. Personificada como “la planta de la seducción”, según los principios de la filosofía Feng Shui, la orquídea por sí sola representa el amor, la alegría, la audacia, la fertilidad, la belleza, la pureza y la esperanza.

Su origen es variado, es una flor que crece sobre todo en las zonas tropicales, pero está muy extendida por todo el mundo. Está disponible en 25.000 especies: aún es mejor preferir las más clásicas que siguen siendo más sencillas de cultivar, como la orquídea mariposa. Es cierto que esta atractiva planta generalmente se considera una flor delicada y efímera. Cuando sus raíces no están sanas, sus hojas tienden a marchitarse, amarillear y pudrirse. Pero, si sigue nuestros buenos consejos y sugerencias al pie de la letra, puede esperar una vida más larga.

¡Descubre cómo cuidar adecuadamente esta planta única para tener hermosas orquídeas y hacer que vivan el mayor tiempo posible!

La luz

orquídea

Orquídea – Fuente: spm

¡La ubicación es clave! Para florecer correctamente, esta planta exótica necesita mucha luz. A la orquídea le gusta la luz fuerte, pero no la luz solar directa. Por lo tanto, lo ideal sería instalarlo preferiblemente cerca de una ventana. Si la exposición es totalmente al sur, entonces será apropiada una cortina para filtrar los rayos UV. También encontrará un lugar privilegiado en el baño donde se fusionan el calor y la humedad.

El calor

Como flores tropicales, a las orquídeas les encanta el calor. En primavera y verano, puedes tenerlas al aire libre en tu balcón o terraza, siempre que la temperatura no baje de los 15°C por la noche. El resto del año, siempre es mejor mantener las orquídeas en el interior, cerca de una ventana y nunca cerca de una fuente directa de calor como una chimenea o un radiador. También es importante que las orquídeas se mantengan en un lugar bien ventilado y con circulación de aire.

Si vives en un departamento, adquiere el hábito de abrir las ventanas o encender un ventilador durante el verano cuando hace mucho calor.

agua y humedad

regar las orquideas

Regando las orquídeas – Fuente: spm

La cantidad de agua que necesita una orquídea generalmente depende de la variedad, la estación y la temperatura. Normalmente, las orquídeas se riegan de dos a tres veces por semana, pero en algunos casos también se puede regar la planta una vez cada quince días. El secreto es comprobar siempre el estado de la tierra, cuando está demasiado seca, se debe regar la planta.

También es efectivo usar una maceta transparente, que te permite controlar mejor el estado de humedad de la planta. Ten en cuenta que la mejor manera de regarla es por inmersión: la maceta debe estar sumergida en agua hasta 3/4 de su altura. Déjalo así unos minutos para que la planta absorba toda el agua que necesita. Pequeño consejo: si sientes que la maceta es más ligera de lo habitual, ¡no esperes más y riega tus orquídeas!

En el verano, puedes usar una botella de spray para regar tus orquídeas, pero debes tener cuidado de no dejar demasiada agua entre las hojas y las flores. Si la humedad de su hogar es normalmente inferior al 40 %, use el método de la botella rociadora para regar sus orquídeas todos los días. Si su hogar es muy húmedo (más del 60%), sus flores pueden desarrollar moho. ¡Lo mejor sigue siendo usar un deshumidificador!

Depende de usted aprender a dosificar adecuadamente la cantidad de agua para evitar que las orquídeas se marchiten.

fertilizante

La orquídea no es muy exigente, se contenta con fertilizante líquido una vez al mes. Excepto cuando está en plena floración o en periodo de crecimiento: en este caso es necesario un aporte cada 15 días para favorecer el desarrollo de flores sanas y duraderas. Después de fertilizar la planta, no debe regarla durante al menos 24 horas, de lo contrario, el fertilizante puede diluirse y ser menos efectivo.

Los mejores fertilizantes para orquídeas son a base de nitrógeno, que fortalecen las raíces y las hojas.

Protege las orquídeas de enfermedades.

cochinillas

La cochinilla de las orquídeas – Fuente: spm

Como la mayoría de las plantas, las orquídeas son  flores   susceptibles a las infecciones bacterianas o al moho. En el caso de la cochinilla, el mejor remedio es quitar las hojas infectadas cortándolas con unas tijeras.

También puedes optar por la solución repelente natural como el jabón de Marsella mezclado con un poco de agua. Simplemente rocíe la planta con un rociador para controlar esta molesta plaga.

Además de asegurar el nivel de humedad óptimo, también puedes utilizar un remedio a base de bicarbonato de sodio y agua: al rociar este remedio sobre la planta, lucharás contra el moho y expulsarás a los indeseables.

NB:  compruebe siempre que la tierra no esté demasiado húmeda y que las hojas estén limpias y secas. Si están manchados, aún necesita recortarlos.

El suelo

El mejor suelo para las  orquídeas  es el que promueve un drenaje rápido. Por ello es preferible elegir productos a base de corteza o esfagno que ofrezcan a esta planta una base sólida y nutritiva para desarrollarse. ¡Siempre presta atención a cómo riegas el suelo!

Recuerde: la orquídea necesita rociados de follaje en clima seco y trasplante cada dos años. No soporta riegos excesivos, quemaduras solares y corrientes de aire frío. Ojo con los pulgones, cochinillas y ácaros que suelen debilitarlo mucho.