Con tan solo tres gotas de este ingrediente podrás tener un suelo impecable y siempre brillante. Esto es lo que es.

 Nuestro hogar es el lugar donde más tiempo pasamos y sus paredes nos podrían contar todos los secretos más escondidos de nuestra vida mientras nos sentimos a gusto y hacemos lo que nos hace más libres.

Por eso, siempre es mejor tener tu hogar limpio y reluciente, ya que al ser el lugar donde nadie nos puede decir qué hacer y qué no, tenerlo en orden también ayudará a nuestro bienestar psicofísico.

Suelo: aquí está el ingrediente para dejarlo impecable

Esto se debe a que se ha comprobado que una casa ordenada ayuda a una mejor concentración y ayuda a que todos estén tranquilos y sin problemas y por eso siempre es recomendable limpiar al menos una vez a la semana.

Sin embargo, entre las superficies que necesitan ser lavadas con más frecuencia, además del fregadero de la cocina y la estufa , también está el piso que podría ensuciarse aunque no hayamos hecho nada debido a la acumulación de polvo y escombros.

Limpiar el piso
 Sobre todo en verano, dejando las ventanas abiertas, nuestro suelo puede tener partículas voladoras que han entrado del exterior así como restos de flores y demás por lo que siempre es mejor barrer.

Además, todos a veces perdemos con el tiempo cabello y pelo que se deposita en nuestro suelo al igual que en los de nuestros amigos de cuatro patas.

Por eso es importante que nuestro suelo esté siempre limpio y reluciente, también para evitar que los gérmenes y bacterias se multipliquen y dañen la salud si hay niños.

En el mercado encontramos multitud de fregasuelos que son de gran utilidad pero muchas veces no conseguimos conseguir el ansiado efecto abrillantador y por tanto nos vemos en la necesidad de buscar soluciones alternativas.

el secreto de la abuela

Por suerte, nuestras abuelas nos han legado secretos que, puestos en práctica, no se pueden repetir varias veces, por su eficacia de la que ya no podremos prescindir.

Una de ellas consiste en limpiar los suelos y para ello necesitamos muy pocas gotas de un ingrediente muy especial, que suele encontrarse en todas las cocinas italianas.

Se trata del limón. De hecho, introduciendo detergente para suelos en un bol con agua ( es recomendable tomar una de flores y no de limón u otros cítricos) y tres gotas de zumo de limón tendremos una mezcla impecable .

Pasando la fregona o el parche por encima veremos como, ya desde la primera pasada, además de tener un olor inconfundible, nuestro suelo empezará a brillar y quedará perfectamente limpio.

Esto se debe a que el limón, combinado con el detergente, actuará como desincrustante y desinfectante y por tanto habremos visto como nuestro suelo habrá quedado completamente reluciente con el uso de muy pocos ingredientes.

Limón de piso
 Esta operación también se puede realizar todos los días, con cuidado de no dañar algunos suelos que, por su conformación, requieren un tratamiento diferente.