Gracias a este método utilizado en los hoteles, podemos tener el baño limpio durante dos semanas. Esto es lo que es.

En nuestra casa hay algunas habitaciones que se usan con más frecuencia que otras y tienden a ensuciarse precisamente por el uso diario de las mismas.

Entre estas encontramos la cocina, donde solemos preparar, y en ocasiones incluso consumir, las comidas que preparamos y por lo tanto pueden quedar restos de grasas, aceites y restos de comida y la otra estancia es el baño.

Baño: cómo dejarlo impecable con el método del hotel

En esto, tendemos a vivir los momentos más íntimos, ya que nos cuidamos y nos vemos por lo que somos, así como para poder hacer nuestras necesidades y, por lo tanto, ser libres y tener nuestra privacidad.

Precisamente por todas estas razones, el baño tiende a ensuciarse muy rápido y toda la suciedad que se puede crear en sus superficies es muy difícil de eliminar en un solo gesto.

Baste decir que, en el baño, las mujeres suelen maquillarse, por lo que en el lavabo pueden quedar residuos de cosméticos en polvo o perfumes, así como restos de pasta de dientes y anillos de suciedad.

Baño: el secreto de los hoteles

Los machos, en cambio, tienden a quitarse o recortarse la barba y por ello el pelo puede caer sobre el lavabo y esconderse hasta en las puntas más insidiosas o pelos superfluos como los de las piernas, la nariz y las orejas.

Por ello siempre es útil mantener limpio nuestro baño, ya que por todo ello debe ser un lugar frecuentemente higienizado debido al uso íntimo que hacemos de él.

Cómo proceder

Hay muchos productos en el mercado que tienden a eliminar gérmenes y bacterias, pero a veces estos pueden ser muy costosos y no ser tan efectivos como algunos métodos naturales.

Uno de estos, por ejemplo, es muy utilizado por los hoteles y deja el típico olor a limpio que percibimos cuando entramos en una habitación de hotel durante nuestros viajes y en particular en los baños.

Para asegurarte de tener los sanitarios relucientes y limpios, solo usa bicarbonato de sodio y extiéndelo en el lavabo y el inodoro y luego ve y rocía un poco de vinagre blanco y limpia todo con agua caliente con la ayuda de un paño de microfibra o una esponja.

Baño: el secreto de los hoteles

Para conseguir que tenga un olor particular, podemos añadirle zumo de limón o aceites esenciales, según la fragancia que más nos guste, o podemos recurrir a otro secreto.

Los hoteles de lujo, por ejemplo, suelen una vez limpiados los sanitarios con este método, rociarlos con aceite de bebé , utilizando un bastoncillo de algodón empapado en él y limpiando las superficies con este.

De esta forma, el baño quedará muy limpio y reluciente y tendremos un olor que nos hará olvidar que estamos en una de las estancias más utilizadas y que tiende a ensuciarse más rápido en nuestros hogares.