Cama fría en invierno, caliéntala así: ¡te llevará unos segundos!

¡ Aquí le mostramos cómo calentar su cama rápidamente en invierno con algunos remedios caseros!

Calcetín lleno de sal

¡ El primer método es el calcetín lleno de sal ! Este es un antiguo truco que usaban nuestras abuelas, que muchas siguen usando hoy en día. Este remedio también ayuda a calentar las manos y los pies y aliviar la sensación de frío. ¡Su preparación es muy sencilla!  Solo toma un puñado de sal gruesa y caliéntalo en una sartén.

Cuando la sal haya alcanzado la temperatura deseada, coge una cuchara y viértela poco a poco en el calcetín , con cuidado de no quemarte. Haz un nudo en el calcetín para cerrarlo y listo, ¡tu calcetín está listo! Claro, un calcetín no es suficiente para calentar toda la cama, pero puedes hacer tantos como quieras y colocarlos en lugares localizados de la cama , como donde pones los pies o la almohada.

botella de agua caliente

¡ Otro remedio simple y muy efectivo que se usa mucho hoy en día es la bolsa de agua caliente ! Si no tienes uno, puedes crear uno propio usando botellas de plástico. Este método está al alcance de todos, necesitarás una o varias botellas de plástico y agua caliente.

Calienta la cantidad de agua necesaria para llenar las botellas en una cacerola o llénala directamente del grifo. Cuando el agua alcance la temperatura deseada, apaga el fuego y vierte el agua en las botellas. Recuerda usar plástico resistente al calor, de lo contrario la botella puede derretirse. ¡ Pon la botella en la cama y listo! Puedes preparar varios y colocarlos en los lugares del colchón que quieras calentar.

Secador de pelo

¡Este truco es muy rápido y le gusta a todo el mundo porque te permite dormir calentito! El método del secador de pelo como os podéis imaginar, será suficiente con destapar la cama antes de dormir y accionarlo sobre las sábanas para calentarlas .