Puede pasar que mientras limpias la casa usas tu camisa o pantalón favorito, se te resbala de la mano al echar lejía y unas gotas caen justo sobre tu ropa creando una terrible mancha blanca.

O lavar la ropa blanca con lejía y, una vez sacada de la lavadora, notar unas molestas manchas amarillas.

La lejía es una sustancia de olor extremadamente fuerte que libera gases extremadamente irritantes y peligrosos cuando se inhala. El contacto de la lejía con la piel también es especialmente peligroso.

Antes de que te desesperes y tires tu prenda manchada, prueba los siguientes trucos para quitar las manchas de lejía de los tejidos .

primer remedio

En un recipiente vierte 250 ml de vinagre blanco y 250 ml de alcohol y mezcla bien. Humedece un paño limpio con la solución y aplícalo directamente sobre la mancha de lejía.

Aplícalo dando ligeros toques con el paño húmedo y sin frotar, para evitar que la mancha se agrande aún más.

Finalmente, lava la prenda con agua fría y repite el proceso si es necesario hasta que la mancha de lejía desaparezca por completo.

segundo remedio

Necesitas una cucharada de tiosulfato de sodio y 250 ml de agua. Disolver el tiosulfato de sodio en agua a temperatura ambiente y mezclar bien. Aplicar directamente sobre la mancha de lejía, sin frotar.

Luego lava la prenda con agua fría. Repita el proceso si es necesario.

¿Simple verdad? Ahora que ya sabes cómo quitar las manchas de lejía de los tejidos , prueba a recuperar tus prendas favoritas antes de deshacerte de ellas para siempre.